INICIO > CIUDADANOS > CONSEJOS DE FISIOTERAPIA

CIUDADANOS

CONSEJOS DE FISIOTERAPIA

CONTENIDO CONSEJO

OCTUBRE 2018

PREVENCIÓN DEL LINFEDEMA

El linfedema es una patología crónica progresiva que no tiene cura pero si tratamiento.

Aunque los signos y síntomas del linfedema no se hayan manifestado en el paciente tras la extirpación de ganglios y radioterapia, existe una insuficiencia en su sistema linfático. Y el tratamiento fisioterápico pue-de prevenir su aparición y detectar las primeras señales de linfedema:

Aumento de volumen o hinchazón o endurecimiento.

Sensación de tirantez en la piel.

Anillos, reloj, calcetines, costuras del pantalón que aprietan o se marcan más.

Debilidad, molestias o pesadez en la extremidad.

RECOMENDACIONES

1. Seguimiento y control del médico y fisioterapeuta especializado en linfedema:

Tratamiento precoz de fisioterapia: movilizaciones, tratamiento de cicatrices y Drenaje Linfáti-co Manual (DLM) (Lacomba et al. 2010).

Información de cualquier tipo de cambios: aumento de volumen, hinchazón, enrojecimiento, calor, entumecimiento…

Control del peso e infecciones: la obesidad y la celulitis (o la erisipela o la linfangitis) son facto-res de riesgo a tener en cuenta (Ferguson et al. 2015; Wisse et al. 2007).

Cuidados de la piel: higiene e hidratación diaria (Mortimer et al. 2000).

2. Ejercicio personalizado y seguro: La “American Cancer Society” recomienda combinar entrenamiento aeróbico y de fuerza durante al menos 150min de intensidad moderada o 75min intensidad vigorosa a la semana(Kushi et al. 2012).

Varios estudios (Schmitz et al. 2009, 2010), que demostraron la seguridad del ejercicio y específicamente el ejercicio de fuerza con resistencias (pesas) en miembros superiores en supervivientes con cáncer de mama con o en riesgo de linfedema. Observaron que un programa de ejercicio progresivo NO INCRE-MENTA LA GRAVEDAD O LA INCIDENCIA DE LINFEDEMA, si no que disminuye la incidencia de exacerba-ciones, reduce los síntomas y mejora fuerza muscular.

3. Precauciones por un mayor riesgo de linfedema: Actualmente existe controversia con algunos factores desencadenantes de linfedema. Un estudio de la Universidad de Harvard (Ferguson et al. 2015), realizó un seguimiento de 24 meses entre 2005 y 2014, en el que estudiaron a pacientes sometidos a trata-miento de cáncer de mama en riesgo de padecer linfedema. Realizaron mediciones bilaterales del vo-lumen de los brazos. Tras 3.041 mediciones, no hubo una asociación significativa entre el cambio de volumen relativo o el peso:

Número de extracciones de sangre (P = 0.62)

Inyecciones (P = 0.77)

Mediciones de la presión arterial

Traumatismos en el brazo.

Número de vuelos (1 o 2 vuelosp = 0,77; tres o más p = 0,91),realizados desde la última medi-ción.

En el análisis multivariante, los factores asociados con incrementos en el volumen del brazo:

IMC ≥25 (P = 0,0236)

Linfadenectomía (P=0, 001)

Radioterapia en los ganglios linfáticos regionales (p = 0,0364)

Celulitis (P, 0,001).

Todo paciente operado de cáncer al que le hayan extirpado o radiado ganglios linfáticos tiene mayor riesgo de desarrollar linfedema. Éste se ve aumentado si padece una infección en el lado operado o si el IMC incrementa. La fisioterapia, el control médico y el ejercicio pueden ayudar a en la prevención y en el tratamiento del linfedema.

SEPTIEMBRE 2018 >>